La Luna y la agricultura: 4 fases de siembra.

La Luna, nuestro satélite natural, ejerce una influencia sorprendente sobre la Tierra. Su gravedad afecta las mareas, pero también influye en la vida en tierra firme, especialmente en la agricultura. En este artículo, abordaremos en detalle las cuatro fases de siembra y su relación con la Luna: Luna Nueva, Cuarto Creciente, Luna Llena y Cuarto Menguante. Descubriremos cómo estas fases lunares afectan el crecimiento de las plantas, la germinación de semillas y la producción de cultivos.

4 fases de siembra y la agricultura según la luna

La ciencia respalda la influencia de la Luna en el crecimiento de cultivos. Comprender las cuatro fases de siembra en relación con la Luna puede ser una herramienta valiosa para los agricultores y jardineros que desean optimizar sus prácticas y cosechas.

Además de estas recomendaciones, recuerda que la luna también influye en la gravitación de la savia en las plantas, lo que afecta la fotosíntesis, la germinación de las semillas y los movimientos de ascenso y descenso de la savia.

Fase 1: Luna Nueva, poco crecimiento en las plantas, lo que la hace ideal para trasplantes.

La Luna Nueva marca el comienzo del ciclo lunar y es una fase en la que la Luna no es visible desde la Tierra. En esta etapa, la gravedad lunar tira del agua hacia arriba, lo que significa que la savia de las plantas se concentra en las raíces. Esto es especialmente beneficioso para cultivos de raíz, como las zanahorias y las patatas.

Luna Nueva: Reposo y Poco Crecimiento

  • En esta fase, la intensidad de los rayos lunares disminuye al máximo.
  • Se experimenta un crecimiento lento tanto del sistema radicular como del follaje.
  • Se considera un período de reposo, ideal para adaptar las plantas a cambios y prepararlas para las fases de crecimiento posteriores.

Fase 2: Cuarto Creciente, las plantas experimentan un crecimiento balanceado favoreciendo el follaje y las raíces.

El Cuarto Creciente es una fase en la que la Luna se encuentra en crecimiento. En este momento, la gravedad lunar tira del agua hacia arriba, promoviendo el crecimiento del follaje. Esta es una fase óptima para sembrar plantas que producen hojas y frutos, como lechugas, tomates y pimientos.

Cuarto Creciente: Aumento del Crecimiento de Raíces y Follaje

  • La disponibilidad de luz lunar aumenta.
  • Las plantas experimentan un crecimiento equilibrado, favoreciendo tanto el follaje como las raíces.
  • Ideal para sembrar plantas que crecen en altura y dan frutos como tomates, pimientos, berenjenas y más.
  • Las semillas de germinación rápida tienden a prosperar en esta fase debido a la disponibilidad de agua en el suelo.

Fase 3: Luna Llena, el crecimiento de raíces es bajo, pero el follaje crece abundantemente.

La Luna Llena es un momento de máximo resplandor lunar, y las plantas acumulan la savia en el follaje, lo que fomenta un crecimiento rápido del follaje. Es el momento adecuado para la cosecha de hojas y hortalizas de hoja, como lechugas y espinacas.

Luna Llena: Follaje Abundante y Poco Crecimiento de Raíces

  • La luz lunar sigue aumentando.
  • En esta fase, las plantas producen mucho follaje, pero el crecimiento de raíces es limitado.
  • Óptimo para cosechar frutos y hortalizas de hoja, como lechugas y espinacas.
  • Puedes regar con moderación para favorecer la formación de flores y frutos.

Fase 4: Cuarto Menguante, buen período para el trasplante, con un crecimiento rápido de las raíces.

El Cuarto Menguante marca el final del ciclo lunar y es una fase en la que la Luna se va oscureciendo. En este período, la savia comienza a descender hacia las raíces, lo que promueve un crecimiento vigoroso de las raíces. Es ideal para trasplantes y para cultivos de raíz como las zanahorias y las cebollas.

Cuarto Menguante: Crecimiento Rápido de Raíces

  • La intensidad de los rayos lunares comienza a disminuir.
  • Las plantas experimentan un crecimiento vigoroso de raíces.
  • Es el momento adecuado para trasplantar y realizar tareas como poda, deshijes, fertilización y más.
  • En este período, el crecimiento del follaje es lento, lo que permite que la planta concentre su energía en el sistema radicular.

La Luna y la agricultura: 4 fases de siembra, Según ciertas teorías, debe efectuarse la siembra de semillas de germen veloz en la luna novedosa en la zona creciente y en condiciones edafoclimáticas convenientes (combinación de suelo y tiempo). La germinación mucho más rápida y homogénea sucede en las semillas en la luna creciente, al tiempo que la luna llena en la salón de disminución es perfecto para estas semillas de germen lentas.

Por ende, asimismo se aconseja que las semillas germinen a lo largo de cinco días desde los últimos un par de días de la luna menguante o la luna creciente cambien conforme el semen incrementa su actividad fisiológica.

La siembra y las fases lunares

En la etapa de luna llena y luna novedosa, incrementa el daño provocado por los patógenos. A lo largo de este periodo, se aconseja hacer el control de plagas y patologías y el control de malezas. «Todo cuanto medra bajo tierra (raqueta, rizoma) debe sembrarse en la luna cada vez menor, y todo cuanto medra sobre la tierra (semillas) debe sembrarse en la cuarta media luna.

La luna y la agricultura biodinámica

La biodinámica reside en la agricultura ecológica, con el aspecto que mucho más tuvo presente las influencias galácticas, siendo la luna entre las mucho más esenciales. En esta línea se enfoca en 2 reglas básicas muy sencillos: «Todo cuanto medra en la tierra se siembra en condiciones crecientes y todo cuanto medra bajo tierra se siembra en el destete.

La explicación de estas reglas usaría mejor la iluminación de la luna. Las semillas plantadas en la luna creciente, que consiguen poco a poco más iluminación de la luna todos y cada uno de los días, tienden a germinar mucho más veloz, y la una parte del aire se lleva a cabo mucho más como hojas, Las flores y las frutas efectúan la fotosíntesis de forma mucho más eficaz.

Por otra parte, las semillas sembradas en la luna menguante y aumentaron la obscuridad hacia la luna novedosa, pasan los primeros días con poca o ninguna iluminación lunar, pasando por una temporada de desarrollo mucho más extendida y robusteciendo las raíces antes que brinques o aparezcas.

La gravedad asimismo podría contribuir al poder lunar, que perjudica los líquidos de los organismos y racionaliza sus procesos de vida. Sería exactamente la misma predominación que las fases de la luna tienen en el movimiento de las mareas. Aquí asimismo, la investigación científica actualizada coincide con las viejas enseñanzas y la práctica habitual.

La Luna y la predominación en los cultivos

Los labradores comúnmente regulan su siembra y el nacimiento de animales de granja tras la etapa lunar. Es un conocimiento empírico que se hereda de generación en generación, y la utilización de tecnologías poco a poco más originales logró desenlaces sensacionales. La predominación de la luna en la cosecha se salvó eminentemente en el sistema de agricultura ecológica.

Si bien la predominación de la luna en el avance de plantas no es esencial en la mayor parte de las ciencias agrícolas modernas, todas y cada una de las tradiciones agrícolas tienen dentro la organización del trabajo, conocimiento de las fases de la luna y su predominación en los ciclos de vida.

efectos-en-las-semillas-por-la-luna

Deja un comentario